Skip to content

Visita Guiada al subsuelo edificio Turismo: VESTUARIO VENDIMIA

25 febrero 2010

Turrismo Cultural

DEPOSITOS DE VESTUARIO Y UTILERIA VENDIMIAL

Primera Parte

Sinceramente el periodismo de investigación de Mendoza, el cultural, tiene para hacer dulce de leche. Eso si los dejan ocuparse de estos temas. Cierto que es más lindo hablar de “la reina de NoseDonde” y sus gustos absolutamente intrascendentes que del riesgo de vida de personas y de pérdida del patrimonio cultural que aquí se oculta y menosprecia hasta que cientos de cuerpos lo ponen en valor año a año en el Anfiteatro vendimial.

Pero de las luces del WineShowBussines bajenos al infierno comarcano, aún apagado…

Trágico, antes que cómico, en estos subsuelos, seudocatacumbas culturales, trabajan empleados permanentes de la Secretaría de Cultura y todos los veranos, desde enero, una multitud de costureras y vestuaristas hacen maravillas con telas apolilladas, con piojos, arañas y cucarachas, a quienes les pelean tela por tela la dignidad cultural que el Estado, y la Secretaría de Cultura, les niegan a la luz del día, o mejor dicho, al mercurio del subsuelo.

Como al descuido usted puede ingresar derechito por el Hall del edificio de Turismo y vaya 30 metros hasta el centro del mismo, a la derecha verá un bonito, inutil y patrimonial ascensor, no lo tome, no venden boletos. No hay ningún cartel, pero allí hacia abajo funcionan los depósitos del PACSEM, Programa Vendimia que Scollo intentó eliminar y que si bien trasladó al personal técnico y administrativo al edificio de Cultura, se dejaron olvidados a unos cuántos empleados , unos miles de vestidos que luego del glamour vendimial, vuelven a descansar y son prestados todo el año para actos escolares y otros usos, y multitud de objetos simpáticos que ud. vió o verá en alguna fiesta y que luego, los rescatados, los menos, se abarrotan en depósitos increíbles, que ponen en riesgo de incendio y perdida total al emblemático edificio del casi km cero.

A la orilla del ascensor descienda por una escalera no menos patrimonial, solo que tenga cuidado, carece de antideslizantes y tiene hendiduras y hundimientos cómo si fuera de arena húmeda gastada por la lengua del tiempo.

Eso es, los peldaños están tremendamente gastados con huecos que pueden llevarte de un salto al Hospital Central, ya que de city tour hablamos.

Llega entonces al hall del subsuelo, allí están las oficinas de recepción, no existe cartelería indicativa de dónde está ni a dónde ir, ahora “en temporada” de casualidad queda espacio para transitar entre mesones y costureras. Desde esta “sede administrativa” se manejan los respectivos depósitos de vestuario, 2 de utilería, pasillos varios, cocina, sala de costura, sala de lavado y un inefable patio en el centro de la ciudad con un pino solitario y enorme.

Usted se preguntará si la escalera es la única entrada-salida? Pues no, pero pocos lo saben, y los que allí trabajan temporariamente no recibieron entrenamiento alguno para emergencias.

Existe un pasillo que deriva en otro que sale al Mercado Artesanal de Mendoza, y de allí a la calle San Martín, eso sí, solo cuando está abierto y cuando el horario del Mercado abre sus puertas. Al final, la LUZ del escape !

Pasillos de ida y vuelta, o de vuelta y vuelta, con objetos que impedirían o harían riesgosa una evacuación de las a veces casi 40 personas trabajando en los sótanos..

A ese pasillo se llega por frente a los escasos baños y usted puede volver a la calle o si tiene suerte lo invitan a conocer el Depósito principal de Vestuario Vendimial.

Para ello debe atravesar un pasillo al que se le pretendía convertir en oficina de los vestuaristas del equipo ganador de la Fiesta de la Vendimia de este año. No lo quisieron, y eso que tiene sala y tiene alcoba, digamos, tiene ANAFE sin bocas de ventilación…

Y ya vamos entrando en tema, es decir, ropa, cuidado con no caerse encima de los bultos… Tienen fauna, si, y hay testigos. Vamos a descubrir la sala más grande, larga, repleta y amontonada con los cientos de trajes que año a año conforman la materia prima de la visualidad de bailarines y actores.

El depósito cuenta con entrepisos, las estructuras de caño soportan la ropa y entre medio, las instalaciones eléctricas, no hay matafuegos a la vista en ningún lado, ni sistemas de detección de humo.

Sus enormes ventanales al norte aligeran el aire en verano pero cuando sube el calor lo tornan irrespirable. En invierno se filtra el frío, la humedad hace las suyas y las plagas también, los empleados y vestuaristas debieron comprar sus repelentes e insectividas y alguna desinfección oportuna, oportunista, acontece en los veranos.

Pero hay pilas de ropa, materiales en cajas y cual ejercito chino de seda y lino, aguantan las inclemencias del tiempo sin especialistas que los cuiden todo el añó porque no se crean y concursan los cargos necesarios, y todo el patrimonio multicolor sufre la falta de climatización del área. En medio de todo, encontramos 3 valientes costureras en sillas de plástico para 8 horas de trabajo diarias.

Es una selva multicolor, y ellas pueden ser la especie en extinción en medio de ese ámbito laboral”. Hay grietas en las paredes, y no justamente de esas grietas insignificantes, sobre todo para un verano “estremecido” por temblores en todo el continente…

Les preguntamos:

  • Les dieron un cursos de seguridad laboral? NO
  • Capacitación en evacuación y medidas preventivas? NO
  • Saben donde hay matafuegos y saben usarlos? NO.
  • Ya firmaron el contrato de trabajo? NO, hace 1 mes que trabajamos sin contrato.
  • Conocen cuál es su aseguradora de riesgo y a quien llamar encaso de un accidente? NI IDEA….
  • Preguntamos finalmente por la costurerita que dió el mal paso? NADIE LA CONOCE…

La buscaremos en el jardín, pero salvo la falta de techo o el nylon negro, la extensión de ropas secándose o en espera de clasificiaciones a gusto y necesidad del guió vendimieal abrca casi el único espacio de escape al interior de la manzana.

Allí ha sentado campamento el equipo jefe de vestuario de los ganadores de la Fiesta, con orgullo por lo que hacen, no les asusta parecerse al Rancho de la Cambicha, y si llueve, ya se secarán las ropas y a volver a planchar, y es lo que hay.

Es muy agradable el patio pero pocas lo disfrutan. Y hasta ahora verán que la gente es amable y con sentido del humor, aman su trabajo, el Estado se aprovecha de eso. Y verán que todo está a la vista, muy pocas cosas se ocultan, hasta la basura está al lado del espacio de trabajo, sin bolsas que la contengan, sin tapas que la aislen.

Vamos a quedarnos un rato con las chicas, hoy no hace calor, una escultura de yeso y alambre a la vista de un niño con un perrito nos enternece, haremos una pausa en este recorrido antes de entrar al centro de trabajo, donde telas, hilos, máquinas y costuras se funden literalmente, por el calor, y por el amor que le ponen a cada ropa que cubrirá las vergüenzas de quienes serán aplaudidos durante 3 noches seguidas (paren con esa idea de la 4 noche, eh?)

Las verguenzas vistas hasta acá permanecen a los ojos que nada ven.

Ir a Segunda Parte de la Visita Guiada al Ente Residual PACSEM….

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. ana victoria alvarez permalink
    26 febrero 2010 1:17 AM

    Solo faltan los grilletes. Son. Están. Aunque sean tácitos. Una vergüenza que muchos “alquilados” por ilusiones, o no, pero que hemos trabajado en relación de dependencia para el “gobierno de turno”, no para el Estado, que es “otra cosa” (ojo con eso : me saco el sombrero para saludarlo y agradecer que exista aunque sea maltratado en mayoría por sus ocupantes señores funcionarios ) , hemos percibido o/y sufrido. La desidia, la estafa moral al voluntarismo, el abuso que se para en la necesidad de los trabajadores y la soberbia de los que se atragantan con briznas de poder, las excusas, el malgasto de los recursos, las postergaciones, inoperancia, ignorancia, genuflexia. Todo, todo de eso durante años y años hace que una nota como esta catapulte un botón como muestra de una verdad que toca a todo.
    Qué bueno leerlo. Pero luego debemos reflexionar, pensar, ordenar las ideas y planificar qué hacer con esta información. Hacer. Cada uno desde su lugar. Expresarse. Sentir nuestros derechos como HUMANOS y no bajar la cabeza jamás. Denunciar. Reclamar. Ser dignos trabajadores que valoramos nuestro patrimonio, soberanía y derechos.

Trackbacks

  1. Visita Guiada VESTUARIO VENDIMIA: 2da parte « Delegados ATE Secretaría de Cultura Mendoza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: