Skip to content

Sobre el Museo Militar de San Rafael y un hombre bueno

11 diciembre 2009

Lo que comenzó la dictadura lo terminó una camioneta. Oscar Armando Scanio murió, hace dos meses (01-10-09), atropellado de atrás. La vida de Oscar contiene pinceladas de la historia de San Rafael que varias personas querrían ocultar u olvidar.

Comparto una de ellas, en su memoria, tal cual la expuso ante los tribunales Federales de San Rafael en el 2006.
“El 20 de agosto de 1977, siendo aproximadamente las 4 de la mañana, mientras dormíamos, un grupo de uniformados pertenecientes al Ejercito Argentino y a la Policía Federal, irrumpió en mi domicilio, cito en la calle Buenos Aires Nº 1875 de la Ciudad de San Rafael (Barrio Sardi).(…) En el allanamiento encontraron un volante del Partido Comunista de San Rafael, al cual yo pertenecía por entonces, en el que denunciábamos el golpe de estado y previniendo al pueblo sobre las consecuencias del mismo. Los uniformados se llevaron varias cosas de mi casa y hasta la fecha nada me fue devuelto. (…)

Participaron del hecho las siguientes personas que podría reconocer:

1) Subteniente de apellido Linares a quien me encontré casualmente varias veces, después que salí en libertad (…)
2) Sub-oficial Pablo Rolan o Roland, hoy fallecido, quien al momento del atraco me apuntaba con su arma en mi cara. A este uniformado lo conocía desde antes del hecho porque siempre andaba rondando por el ámbito ferroviario (yo era por entonces dirigente gremial del sindicato ferroviario “La Fraternidad”)
3) Oficial del ejercito (creo que subteniente) Videla, quien participaba como observador del operativo vandálico.(…)

Al llegar a los cuarteles del Ejército en Cuadro Nacional, un suboficial que se encontraba en la guardia dijo “con estos no hay que perder el tiempo, hay que matarlos directamente”. (…) Roland me ató las manos atrás y me vendó los ojos. Estando de pie, me bajaron el pantalón y el calzoncillo y así me comenzaron a interrogar. “Y usted qué es en el partido?” Respondí que era un afiliado. “¿Sí? ¿Afiliado? Preguntó el subteniente Linares con ironía, para luego afirmar con énfasis “¡Secretario General del Partido Comunista del Departamento de San Rafael!”

En efecto, ese era mi puesto después de que mis predecesores en dicho cargo, Roberto López primero y Carlos Saez después, fuesen detenidos por la dictadura. Linares me pedía el fichero del partido y nombres de los afiliados del partido. Yo le respondí que hacía solo un año que estaba en San Rafael y no conocía a los afiliados. Tras esta respuesta me aplicaron picana eléctrica en las piernas, desde la ingle para abajo. También me daban golpes con algo que supongo que sería una bolsa con arena.

Recuerdo que el policía Rolan preguntaba “¿así que te indemnizaron?, esto en referencia a la cesantía de Ferrocarriles Argentinos que se produjo un mes después del golpe de estado, el 24 de abril de 1976. Yo respondí que sí, que cuando me cesantearon me habían indemnizado. Rolan acotó “¿y todavía que sos comunista te indemnizan?”

También querían que les dijera dónde estaban los bonos contribución del partido, que nunca encontraron porque yo los había escondido debajo del horno de mi casa. Mientras me interrogaban continuaron aplicándome la picana eléctrica en las piernas y golpeándome con la bolsa de arena o artefacto semejante. Fue tanto el dolor que tenía, que finalmente me caí semi desmayado. Luego me tiraron medio inconciente en el hall de entrada de la vivienda hasta el día
siguiente.

En ese recinto recuperé parcialmente el conocimiento y recuerdo que el camarada Moisés José Hochberg me preguntaba si yo estaba bien. Pero yo estaba como afiebrado y los recuerdos de esas horas posteriores a la tortura son difusos. Después supe que Hochberg había sido torturado dos o tres días antes que yo. (…) El día 26 de agosto de 1977 fui llevado al Juzgado Federal de San Rafael y de allí a la Cárcel de encausados de San Rafael donde permanecí detenido hasta el día 22 de noviembre de 1977. Allí compartí la prisión con otros camaradas del Partido: Pedro Varretti, Juan Rubio y Demetrio Abab.

En autos caratulados “FISCAL C/VARRETTI, PEDRO Y OTROS P/AV. INF. ART. 1º INC. “C” LEY 21.323” que se tramitó ante el Juzgado Federal de Primera instancia de San Rafael, surge que permanecí detenido desde fecha 20/08/77 hasta el 26/08/77 en dependencias de la Sub-Área Militar 3316 del Ejército Argentino con asiento en San Rafael, y desde la citada fecha hasta el 22/11/77 en la Cárcel de Encausados de San Rafael, fecha esta última en la que recuperé mi libertad.”

El texto completo de la denuncia está disponible en los archivos de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) Delegación San Rafael. Sería justo que en homenaje a la buena memoria, el Museo Histórico Militar de San Rafael -ubicado donde Scanio y otros fueron torturados- deje de ocultar esta parte de nuestra historia.

Ah… y que los jueces hagan justicia ¿será mucho pedir?…

Richard Ermili
DNI 18.666.903
(02627)15552242

Anuncios
One Comment leave one →
  1. varretti javier permalink
    20 mayo 2012 11:32 PM

    pedro varretti era mi abuelo , y me siento orgulloso de como defendió sus ideales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: