Skip to content

En busca de jurado literario “perdido”

12 julio 2009

Diario Los Andes, 12 de julio 2009. ESTO NO TIENE NOMBRE

La insoportable levedad de las palabras

Hay veces en que “ser” y “parecer” piden a gritos la coincidencia; en especial cuando lo que está involucrado son actos de gobierno. Hace unos días nos despachamos con dos noticias que valen la exclamación: “¡No te lo puedo creeeeeer!”. Creélo, creélo, porque pasó; y así está registrado en los periódicos locales.

Primera: el jurado que eligió en el rubro “Poesía” del premio Vendimia, no fue tal. “¿Cómo…?”, preguntarás. Te explico. Habían 3 expertos jurados: Carlos Carbone -porteño-, Viviana Ramos -de la Sade-Mendoza-, y Daniel Israel por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo. Dijeron que eran 3, pero en realidad eligieron sólo 2. “¿Cómo?”, preguntarás. Te explico.

Dice Israel que no pudo ser jurado porque no le entregaron los trabajos a tiempo y lo llamaron a último momento. Él, como corresponde, renunció. “¿Cómo?”, preguntarás. Te explico. La directora de Desarrollo Cultural de la Secretaría de Cultura, Liliana Bermúdez, dijo que eso es lo que “él” decía, pero en realidad lo que pasaba es que “no podían ubicarlo”.

“¿Cóomo?”, preguntarás. ¡Qué querés!: no se puede explicar lo inexplicable. Eso sí: el intríngulis le dejó al ganador del premio un sabor amargo.

Segunda: hace unos días, de sopetón, nos enteramos que despidieron a 6 contratados de Cultura; gente que laburaba ahí hace una punta de años. “¿Cómo, contratados…?”, preguntarás. Te explico: eran contratados, pero estaban por pasar a planta, ¡no vayas a creer! Sólo que ésa no fue la novedad que recibieron; sino que, al contrario: de patitas a la calle. ¿Por qué?

Dice una de las damnificadas del área de Prensa que la directora (recién estrenando cargo) le dijo: “Con vos no tengo onda”. “¿Cómo?”, preguntarás. Te explico. En los pasillos de Cultura, otro compañero de la empleada en cuestión, escuchó decir a la reciente directora: “Con cobistas no trabajo”. Chusmeríos de pasillo, ¿viste? “¿Cóoooomo? -preguntarás-… ¿discriminación ideológica?”. ¡Y qué querés!: no se puede explicar lo inexplicable.

Eso sí: estamos todos re-comunicados. Él-dice-que-ella-dijo… Mientras tanto: “¡Silencio!…, se enreda!”; una muy buena peli para ver en tu casa, mientras los teatros que existen estén cerrados por emergencia sanitaria. Alcohol al 30% y ¡salud!

Por Patricia Slukich – pslukich@losandes.com.ar

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: